Los privilegios en prisión deben terminar

La ex vicepresidenta Roxana Baldetti continúa en el hospital Militar, donde se internó el viernes pasado para evitar la permanencia en el centro de detención de mujeres Santa Teresa, zona 18.

Las excusas para continuar en el lugar son varias, aunque no incluyen una verdadera justificación médica para permanecer en ese nosocomio gozando de privilegios que no tiene el resto de la población reclusa.

Reos como Byron Lima Oliva han permanecido por varios meses en el mismo hospital, con el pretexto de un padecimiento ocular.

Desde el primer día de su captura, Baldetti gozó de trato preferencial en la cárcel militar Matamoros, donde fue ubicada en la casa de uno de los comandantes, en un lugar que era exclusivo para el confinamiento de hombres privados de su libertad, hasta que fue aprobado un acuerdo ministerial para legalizar su estancia.

Ya en la cárcel Santa Teresa se apropió del área administrativa, donde funcionaba la cafetería de los custodios, uno de los pocos lugares especialmente habilitados para los trabajadores que sufren un sinfín de carencias. Los propios guardias penitenciarios denunciaron que tiene a su disposición un vehículo para realizar los mandados que ella ordena desde la prisión.

A las reclusas se les prohibió que asistieran a esa área, donde se reunían con sus abogados defensores para discutir los diversos recursos legales a plantear ante los tribunales.

Otto Pérez Molina también se suma a la pequeña lista de reos privilegiados, luego de que fue acomodado en un área vip.

El exmandatario tuvo la potestad de conceder una entrevista la semana pasada a un miembro de la prensa internacional, mientras que integrantes de la prensa nacional realizan interminables trámites durante meses ante el Sistema Penitenciario para gestionar reuniones con personas acusadas de cometer algún hecho ilícito. A todo esto, el director de Presidios, Alexander Toro, continúa sin dar explicaciones acerca de las irregularidades observadas.

El Ministerio de Gobernación debe velar porque termine esa cadena de favoritismos que se encuentran entre la larga lista de hechos de corrupción que ha reinado desde hace muchos años en las cárceles del país.

Publicado el 16 de septiembre de 2015 en www.elperiodico.com.gt por Editorial El Periódico
http://elperiodico.com.gt/2015/09/16/opinion/los-privilegios-en-prision-deben-terminar/

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *