Don Beto enfrentó a los extorsionistas por años

Don Beto, como los vecinos llamaban a Nolberto Rodríguez Chamó, de 50 años, llegó a Villalobos III, hace 22 años. Era propietario de la Tienda y pastelería Maná, negocio al que se dedicó con esmero desde hace 15 años, luego de renunciar a una empresa panificadora.
 
Don Beto enfrentó a los extorsionistas por años

Pertenecía al Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) y servía activamente en una iglesia cristina de la localidad. Era un hombre trabajador que se ocupaba de su familia, pero también velaba por el bienestar del prójimo, recuerda una vecina quien pidió no ser identificada.

“Él le fiaba a los vecinos cuando no tenían dinero. Eso no lo hace cualquiera”, señala la mujer, mientras limpia las lágrimas que corren por sus mejillas al saber que ya no verá a don Beto detrás del mostrador. El disparo que recibió ayer por parte de supuestos extorsionadores le cegaron la vida. En el ataque también falleció su hija Débora, de 7 años. Su esposa, Ana Lucrecia López (25), resultó herida.

Llegan a la panadería
Seis detonaciones con arma de fuego se escucharon a tempranas horas de la mañana de este lunes, pero la vecina que conocía a don Beto desde que llegó a vivir a la colonia, tenía la esperanza de que el ataque no fuera contra él; sin embargo, sus temores se hicieron realidad.

Él se disponía a llevar a dos de sus cuatro hijos (Débora y Pablito) al colegio, y mientras se preparaban a iniciar el recorrido frente a la panadería, desconocidos les dispararon.

Débora, de 7 años, recibió la primera bala que le perforó el corazón. La fuerza del impacto provocó que su cuerpo cayera sobre su hermanito, quien salió ileso. Segundos después, le dispararon a don Beto en el tórax. Una bala rozó la espalda de su esposa, cuando salió de la casa.

Los tres fueron llevados al hospital; no obstante, padre e hija murieron por la gravedad de las heridas. La madre fue dada de alta, y ahora deberá velar sola por Cristina, Saraí y Pablo.

La vecina cuenta que desde hace algunos años la panadería, ubicada en la Manzana “B” lote 33, de Villalobos III, zona 12, Villa Nueva, y los negocios aledaños, como tortillerías, depósitos y tiendas, comenzaron a ser extorsionados por supuestos delincuentes que dejaban teléfonos celulares en los mostradores.

“Él siempre se resistió a pagar. Cuando hablaba con ellos (extorsionadores), les decía: ‘¡Muchá!, yo no les voy a pagar. Si yo tengo dinero es porque me ha costado, así que no les voy a dar nada’. Pero nunca le hicieron daño. Creo que el haber puesto la denuncia en el Ministerio Público de las amenazas, fue lo que provocó su muerte”, señaló.

Entre sollozos, la mujer indica que la “nena”, como llamaba a Débora, varias veces le pidió que la acompañara a las actividades de abuelitos que hacían en la escuela, incluso, le llamaba abuelita.

“El domingo fui por el pan y don Beto me dijo que estaba preocupado por mí, porque yo vivía sola y que el día que me pasara algo a quién iba a informar, sin saber que él se iría primero”, recuerda.

Él se resistió… les decía: ‘¡Muchá!, yo no les voy a pagar. Si tengo dinero es porque me ha costado…

 
Publicado el 09 de septiembre de 2014 en www.s21.com.gt por Glenda Sánchez
http://www.s21.com.gt/nacionales/2014/09/09/don-beto-enfrento-extorsionistas-anos

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *