La otra versión de la matanza en Nacahuil

Vecinos y familiares señalan que agentes de la PNC son los autores intelectuales de la masacre que acabó con la vida de 11 personas y dejó 11 heridos.

Eran las diez de la noche del 7 de septiembre pasado en San José Nacahuil, momento en que los estudiantes del Instituto Nacional de Educación Básica (INEB) culminaban la celebración de una actividad alusiva al aniversario de la Independencia del país. Veinte minutos después la mayoría de pobladores se encontraban en sus casas, unos cerraban sus negocios y otros corrían preocupados.

Carlos Xocoxit Salala dormía plácidamente cuando los golpes en su puerta le despertaron. Era Santos Inés Peinado Ortiz, el empleado de la venta de licor de la vecindad, quien le dijo que agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) requerían las patentes comerciales del local, pero al indicarles que estos no existían los oficiales le exigieron un pago de Q500 o que cerrara el negocio. Peinado no pagó, pues no tenía tal cantidad y cerró obediente.

Xocoxit, luego de escucharle, sugirió que debían informarle a el Popeye, apodo con que conocían a Aurelio Suret Pixtún, para que cerrara. Aurelio era el propietario de la cantina Sol, ubicada a 500 metros de ese lugar en el Primer Cantón de San José Nacahuil. Peinado y Suret pidieron prestado un vehículo y se fueron a toda marcha.

Cinco minutos después se escucharon dos disparos, luego una balacera que parecía interminable. Por el resquicio de una puerta la mirada de alguien que lloraba al ver como cuatro individuos masacraban a sus vecinos. Los sicarios huyeron en el vehículo en el que se condujeron Peinado y Suret. El automotor fue localizado a un costado del cementerio de la aldea San Martín, a varios kilómetros del lugar.

Lo relatado en los párrafos anteriores es la versión de los hechos, según el testimonio de algunos vecinos consultados por elPeriódico en San José Nacahuil.

Las víctimas

Carlos Xocoxit y Santos Inés Peinado fueron dos de las víctimas asesinadas en ese lugar, junto con Aurelio Suret Pixtún, Santos García Pixtún, Rolando Monroy Pixtún, Leonardo Agustín González Hernández, Santos Vicente Tepén Xuyá, Javier Tepén Soyoz, Santos Suret Pixtún, Juan Carlos Suret y Rigoberto Noj Tepén, quien fue asesinado a 700 metros de la escena.

Diez de las 11 víctimas se dedicaban a la albañilería y solo uno de ellos era herrero. Aurelio Suret Pixtún se dedicaba también a la agricultura, y tenía dos meses de poseer la venta de licor.

“No somos mareros”

Una semana después de la masacre, los alumnos del INEB decidieron no celebrar el 192 aniversario de la Independencia, en su lugar realizaron una marcha portando letreros que decían: “No somos mareros, no somos delincuentes”, “Los que fallecieron en la masacre no eran delincuentes”, “No más muertes”.

Al mismo tiempo llevaban una bandera de Guatemala de colores negro y blanco, la cual fue colocada en la puerta de la venta de licor en donde ocurrió la masacre. Todo esto como símbolo de rechazo ante las declaraciones de Mauricio López Bonilla, ministro de Gobernación, quien indicó que el ataque fue organizado por pandilleros que operan en San Pedro Ayampuc.

Mientras los alumnos caminaban en silencio, vecinos y familiares salieron a las calles para manifestar su repudio ante los pocos avances en la investigación.

Un vecino, que omitió su nombre por temor a represalias, indicó que él se encontraba afuera cuando los policías llegaron al local de Peinado. Narró que cuatro individuos, que aparentemente no eran oficiales, se encontraban en la palangana del autopatrulla.

Destacamento militar

López Bonilla destacó que resolver el caso y devolver el orden en San José Nacahuil es la prioridad de las investigaciones, y que para resguardar la seguridad de los pobladores se hizo una solicitud al presidente Otto Pérez para instalar un destacamento militar en el lugar. “Será él quien decida si se hace o no”, agregó.

Por el momento, los vecinos de San José Nacahuil se encuentran en relativa calma con la presencia del Ejército; sin embargo, en el lugar también se localizan agentes de las Fuerzas Especiales de la PNC y al verlos circular por las calles, uno que otro insulto se escapa entre sus dientes.

Publicado el 16 de Septiembre 2013 en www.elperiodico.com.gt por Alexis Batres
http://www.elperiodico.com.gt/es/20130916/pais/234505/

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *