La Historia no se enseña completa

Mediante el estudio de la Historia se genera identidad ciudadana y una base para encontrar soluciones a los problemas sociales; no obstante, esta se ve constantemente afectada por el desconocimiento de los profesores y la distribución del ciclo escolar, entre otros factores. Así lo afirmaron, durante el programa Diálogo Libre, que se transmite por Prensa Libre.com, el pedagogo Olmedo España y el historiador del Centro de Estudios Folklóricos (Cefol), Aníbal Chajón.
 

¿Cuáles son los principales aspectos que afectan la enseñanza de esta materia en las aulas?

Olmedo España: Ahora que se da más importancia al tema de la competitividad, la tecnología y formación técnica para el trabajo, la formación humanística es más descuidada. Además, los maestros tienen un entorno adverso, desde el salario, y no tienen acceso a una biblioteca o, incluso, a una aula aseada.

Aníbal Chajón: Los horarios de los cursos no son suficientemente amplios. Otro problema es que a los maestros no les gusta y transmiten una actitud negativa.

¿Qué apreciación tienen de la historia oficial impartida en clase, comparada con la historia en su sentido integral?

Chajón: Los programas de estudio fueron organizados por gobiernos liberales. Tenían como intención formar ciudadanos dóciles a los intereses de un grupo.

España: Actualmente, en Guatemala los historiadores se preocupan por ver más de la acción propia de los que gobernaron el país y lo que se esconde detrás de ellos. Ya no se enfocan solo en los discursos.

¿Cuál es el propósito de la Historia?

España: No se trata solo de conocer datos, es necesaria para tomar conciencia de país, nación y sociedad en donde nacimos y vivimos. La Historia busca sentido de identidad.

¿Cómo se puede mejorar la enseñanza?

España: De manera articulada con la Geografía. La historia tiene un sentido y un lugar de pertenencia que corresponde a un determinado sitio. La lectura también se debe contextualizar. El proceso de aprendizaje debe tener un carácter articulador entre el maestro y el estudiante.

Chajón: La Historia en el aula se percibe como un listado de personajes y de fechas por programas de estudio vigentes.

En el Cefol tratamos de promover la Historia como un punto de identidad. No ha habido tiempo suficiente para determinar lo que necesita el país respecto de la Historia, se han tratado de adaptar métodos que funcionan en Colombia, México y Perú, pero no responden a la verdadera necesidad de los guatemaltecos.

¿Por qué la historia muy sangrienta o que inspira poca identidad no se toma como una base de estudio?

Chajón: Depende mucho de varios aspectos. Hay cierto tipo de colegios donde no es de su política incorporar ese tipo de información. A muchos docentes no les gusta hablar de masacres. Muchas editoriales no incluyen aspectos violentos en los textos porque el pénsum de estudios no lo exige, todo depende de lo que el docente pretende y, en algunos casos, tiene escasa información. Si no existe interés dentro de la entidad responsable de organizar el plan de estudios, en este caso el Ministerio de Educación, no creo que hagamos mucho y, como siempre, se atenderán actitudes políticas; a algunas personas no les llama la atención.

España: La Historia también tiene tragedia, lo complejo es que no queremos, a través del sistema educativo, presentar a los estudiantes el drama de nuestra propia vida. ¿Cómo conocer el drama que vive Guatemala si no conocemos sus raíces?

¿Por qué la historia actual detalla poco sobre los pueblos indígenas?

España: A partir de los acuerdos de paz en 1996 existe mayor preocupación sobre el estudio de los pueblos indígenas. Pero esta historia no deviene ni de historiadores ni de antropólogos guatemaltecos, son de académicos de otros países, ya que hay temor de ser marginado en los centros de trabajo.

Creo que de manera silenciosa los historiadores comienzan a dar los primeros pasos para dar un punto de vista crítico de los pueblos indígenas en Guatemala.

Chajón: A partir de 1992, con el centenario del viaje de Colón, con el reconocimiento de Rigoberta Menchú con el Premio Nobel de la Paz, los estudios de la realidad indígena guatemalteca cambiaron. Hay investigaciones más concretas, más serias y profundas.

¿Cómo despertar el interés de los jóvenes por su historia?

Chajón: Si el docente no tiene interés en la historia estamos mal, porque el joven tiene curiosidades y quiere saber cosas, pero si el maestro no tiene respuestas prefiere callar porque no quiere quedar en ridículo.

España: El problema no es solamente si el maestro no conoce la historia, es que no tienen una buena formación en diferentes disciplinas. La profesión más marginada es esta, ya que no se le considera como un profesional.

¿Qué pasa con los mitos y leyendas sobre la Historia?

España: A mí me gustaría que la imaginación creadora prevaleciera. El problema de la sociedad actual es la ausencia de mitos. Hay algo en lo cual hay que creer y tener fe más allá de la convicción. Si enseñáramos historia a través de los mitos sería más alegre para los estudiantes, porque les despertaríamos la imaginación.

Chajón: Yo difiero. No es necesario para generar fantasía en los jóvenes generar mitos. Los mitos presentan a Tecún Umán como un indígena tonto que confunde a un caballo con una persona, y eso no es así. En cambio, podemos fomentar fantasía utilizando números mayas en la aritmética. Si a uno le apasiona un tema, los estudiantes se involucran.

Modificaciones a través de los años

En 1871se comienza a impartir la historia oficial.

De 1920 a 1930 Antonio Villacorta incorpora el mito de Tecún Umán.

En 1970 surge la teoría de Severo Martínez Peláez donde  expone que el traje indígena era un uniforme para identificar a las personas por áreas, dato que se publicó en los textos de 1980; sin embargo, se corroboró que los trajes son producto de una evolución de miles de años.

En 1985 el Gobierno hace una graduación de docentes por decreto y se incorporaron a dar clases en 1989.

Publicado el 03 de Septiembre 2013 en www.prensalibre.com por Editorial Prensa Libre 
http://www.prensalibre.com/noticias/comunitario/Historia-ensena-completa_0_986301390.html

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *