Hagamos dumping fiscal

17

JORGE JACOBS A.

Daniel Zimmermann, alcalde de  Monheim en Alemania, logró lo que casi todos los políticos, tecnócratas, burócratas, intelectuales y demás que viven a expensas de los tributarios consideran imposible: eliminar la deuda pública. ¿Cómo lo hizo? Sencillo, bajó los impuestos. Como resultado, los ingresos tributarios se incrementaron tanto que canceló todas las deudas del municipio y hasta tienen un fondo de ahorro. Si él lo hizo, ¿por qué nosotros no? Zimmermann no es un político tradicional. No se identifica con las ideologías ni partidos tradicionales. Desde que estaba en el colegio, junto con un grupo de amigos  fundaron su propio partido, con el que ganaron la alcaldía en el 2009, con apenas el 30 por ciento de los votos. Su estrategia es sencilla: reducir considerablemente los impuestos, con el fin de atraer más empresas al municipio.

Llegó a tener la tasa impositiva más baja del país. El resultado fue que los ingresos fiscales aumentaron exponencialmente. ¿Cómo? Pues la menor tasa impositiva fue suficiente atractivo para que varias empresas, incluso extranjeras, movieran sus operaciones a Monheim con el consiguiente incremento en puestos de trabajo, en actividad económica y también en ingresos tributarios.

 El plan de Zimmermann era utilizar ese incremento de ingresos para pagar la deuda, la que esperaban tener saldada para el 2017. Sin embargo, la estrategia fue tan exitosa que lograron cancelar toda la deuda para mediados del 2013. Fueron tan prudentes que de una vez establecieron que solamente se iban a gastar en nuevas obras y actividades una cantidad equivalente al servicio de la deuda que antes pagaban. Lo que sobra del superávit fiscal lo están ahorrando en un fondo para las épocas de vacas flacas.

El éxito de la política les ha permitido bajar todavía más los impuestos a las empresas y ahora también los impuestos sobre inmuebles.

Zimmermann fue recompensado este año, siendo reelecto ¡con el 95 por ciento de los votos!

Pero también tiene enemigos. Muchos alcaldes de Alemania. Es natural, ha hecho tan buena gestión que deja mal parados a los demás, como la proverbial historia de los compañeros de trabajo molestos por el empleado eficiente que hace más notorio su bajo desempeño. La estrategia para descalificarlo es que está haciendo “dumping fiscal”, es decir, que está haciendo “competencia desleal” al bajar los impuestos. Zimmermann les ha demostrado lo falso de su argumento mostrando que todos los municipios del área donde se ubica Monheim están creciendo a una tasa similar al resto de los municipios de Alemania —con excepción del suyo, cuyo crecimiento es mucho mayor—.

Este ejemplo demuestra que sí es posible bajar los impuestos y recaudar más. Pero sobre todo, demuestra que la cantidad de impuestos a pagar es uno de los factores más importantes para decidir en dónde invertir. Yo propongo que sigamos el ejemplo de Monheim y hagamos “dumping fiscal”: ¡hay que eliminar, o si no se atreven, por lo menos reducir considerablemente el impuesto al rendimiento de las inversiones, más conocido como impuesto sobre la renta!

Publicado el 13 de agosto de 2014 en www.prensalibre.com 
http://www.prensalibre.com/opinion/Hagamos-dumping-fiscal_0_1192681072.html

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *