Autodestrucción

“Cuando uno estima en nada su vida, se convierte en dueño de la ajena” François Fénelon.

El ser humano, por naturaleza se ha convertido en su propio enemigo, desde la persona individual que no se ama, y por lo tanto a los demás menos, hasta el colectivo que necesita por problemas económicos crear conflictos para mantener la hegemonía, y por lo tanto el poder político y económico.

Leyendo los diversos medios de comunicación, es muy poco lo positivo que se puede encontrar en las noticias diarias, existen desde desgarradoras hasta indignantes, pero no podemos vanagloriarnos de aspectos positivos, solamente si leemos la sección cultural, la que tampoco se encuentra exenta de falta de apoyo por parte del Estado.

Dentro de las noticias nacionales, que afectan a la sociedad en general, el problema del bullying que sigue dañando principalmente a los niños, sin que los responsables sepan identificar el conflicto para solucionarlo, es necesario cuestionarse ¿Es que el maestro solamente tiene que impartir su clase, o debe involucrarse con los alumnos? El que no se involucra, no es maestro, es un simple trasladador de ideas, pero maestro no, la sociedad entera se estremece, pero a otra cosa mariposa, y nadie trata de atacar el fondo del problema, porque este surge de casa, y es muy difícil aceptar que los hijos son producto y espejo de los padres, duro admitirlo, pero es una realidad.

Dentro de otro contexto, pero intrínseco de la realidad que vivimos cada día, nos preguntamos ¿Hasta dónde llegará nuestro poder de asombro? El lunes nos recibe con la desagradable noticia de que la viceministra de “Salud” es detenida por armar escándalo encontrándose en “estado de ebriedad”, mientras los niños siguen muriendo de desnutrición crónica, calificada de prepotente por una trabajadora, es premiada por el Presidente nombrándola viceministra, y a los pocos meses,  responde al nombramiento, como una persona enferma, que utiliza al Estado para satisfacer intereses personales, mientras en Ayampuc mueren 11 personas víctimas de una masacre, como las que se están convirtiendo en el pan nuestro de cada día, sin que el gobierno brinde respuesta alguna. Surge la pregunta ¿Por qué votaron los guatemaltecos por el PP? Porque ofrecieron seguridad, salud y educación, tareas pendientes desde infinidad de años, y que por lo visto seguirán pendientes, porque hasta el momento, no se vislumbra respuesta a los problemas que aquejan diariamente a la población en general.

En lo particular, he evitado escribir sobre la Vicepresidenta, porque creo que no actúa sola, que todo lo que hace y dice, o lo que deja de hacer y decir, es consensuado con el presidente, que, como pareja de mando, han demostrado que no actúan por separado, lo que es lo mismo, los dos saben lo que el otro hace, y están de acuerdo, si no fuera así, existiría un divorcio entre ellos, como ha sucedido históricamente, pero no es así, por lo que son corresponsables de la debacle en la que han hundido más al país, (de por sí bastante lastimado).

Y si vemos hacía afuera, EE. UU. decide atacar Siria, mientras muchos oramos porque no suceda, sin importar la religión que profesemos, sabiendo que el trasfondo es económico y de poder político, ya que Assad niega su participación en ataques con armas químicas, al impero eso poco le importa, ya que deben mantener su supremacía, y poder económico, vendiendo y comprando armas, manteniendo los diversos conflictos bélicos, en los que históricamente han tenido corresponsabilidad.

Analizando lo anterior, la sociedad global debe dar un giro de 180 grados, o lo que nos espera es peor que estar dentro del mismo infierno, principiando por el hogar, y terminando con los altos mandos, de cada nación, y más aún el primer mundo (si es que existe como tal), ya que minúsculos o mayúsculos los conflictos no nos dejarán reconstruir el deteriorado tejido social local y mundial.

Publicado el 10 de Septiembre 2013 en www.lahora.com.gt por Gladys Monterroso 
http://lahora.com.gt/index.php/opinion/opinion/columnas/183552-autodestruccion

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *