Fervor patrio

notascuxg_mes_sept08
 
Estamos en las fiestas de Independencia, cuando los símbolos patrios cobran relevancia, en pleno fervor patrio. Nunca como ahora dichos símbolos habían socorrido a tantos movimientos sociales. Las banderas ondearon al viento, en cielos igualmente azules y otros nublados, las que por cierto también contribuyeron a incrementar los ingresos de algunos trabajadores de la economía informal. Acompañaron la indignación ciudadana ante la corrupción.


El quetzal apareció remontando el vuelo, no sabemos si más alto que el cóndor o el águila real, como muestra del reconocimiento que se tiene al valor de la libertad. Y hasta quien triunfó en la primera vuelta electoral, vestido con la blanquiazul camisola de la selección nacional, con ocasión de su primera conferencia de prensa donde se asumió como finalista indiscutible, tomó prestadas estrofas del himno nacional, mezclándolas con canciones populares.

Dentro de pocos días, pasada esta euforia patriótica, iniciaremos la segunda etapa electoral, centrada ahora en los candidatos finalistas, quienes se presentarán vestidos de mesías. Paralelamente, volveremos a lo que dejamos a medias, para retomar las nuevas órdenes de detención, las audiencias, las intervenciones del juez Gálvez, las alocuciones de los defensores de los imputados, los embargos de las cuentas y los procesos de extinción de dominio.

Veremos a Baldetti y a Pérez encarcelados, aunque no en las condiciones en las que quisiera la población: en bartolina, durmiendo en el suelo y comiendo la miserable alimentación que consumen los privados de libertad.

Y tendremos ocasión de dar seguimiento a esta cobertura por lo menos tres meses más, mientras se realiza la investigación y se lleva a cabo la audiencia intermedia. Son 29 detenidos hasta el momento en el caso de La Línea.

Mientras tanto, la atención mediática dejó abandonado el caso del IGSS. Las enfermeras, el expresidente del Banco de Guatemala y el exdecano de Medicina, entre otros, que generaron algo de solidaridad, seguramente sus familiares y amigos siguen preocupados por su situación, pero la opinión pública tiene puestos los ojos en otros escándalos.

Sin embargo, ese abstracto fervor patrio, así como esa repugnancia hacia los corruptos, no se ha extendido a otros problemas estructurales que nos tienen abatidos como país; no se ha dirigido a reivindicar el cambio del sistema de injusticia social que golpea groseramente a la mayoría, al grado que la mitad de los niños están en condiciones infra humanas.

Lo que sí ha sucedido, de manera desapercibida, es el reacomodo de las fuerzas tradicionales hegemónicas, así como el mantenimiento del statu quo; los corruptores siguen invisibilizados en este proceso de reajuste socio político.

Solo con manifestaciones no se logran los cambios, dijo el estadista Mujica, con suficiente moral y experiencia para asegurarlo.

Este aniversario de independencia es bastante ajeno a esas mayorías, a los que desde siempre tienen como bandera el azul del cielo, como quetzal las palomas y pájaros que los despiertan en las mañanas o a los tecolotes que los arrullan por la noche; algunos ni conocen la monja blanca, pero se alimentan de yerbas y de flor de izote y tal vez nunca han entonado el himno nacional.

Y es irónico que jamás reconozcamos a otros héroes que resistieron los embates de invasores, como Kaibil Balam, quien luchó durante cinco años contra el imperio español, o las sublevaciones indígenas, en contra del cobro de tributos como Atanasio Tzul.

¡Feliz Independencia!

Publicado el 14 de septiembre de 2015 en www.prensalibre.com por Ileana Alamilla
http://www.prensalibre.com/opinion/fervor-patrio

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *