Agua con sal

Según informaciones de prensa, Fiscales de Medio Ambiente del Ministerio Público (MP) expresaron que la adquisición de químicos por parte de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca y del Lago de Amatitlán (AMSA), para descontaminar el lago de Amatitlán, con instrucciones directas y expresas de la ex vice presidenta Roxana Baldetti, es una estafa para el Estado de Guatemala.

El contrato otorgado entre AMSA y la empresa israelí M. Tarcic Engineering Ltd. fue por un importe de Q137.8 millones, de los cuales fueron efectivamente desembolsados Q22.8 millones.

Efectivamente, en el primer informe de análisis técnico-científico, emitido por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, se señala que entre 97 y 98 por ciento la sustancia suministrada era agua con sal.

Se confirma entonces que la referida adquisición del químico representa una defraudación para el Estado, en la que medió ardid o engaño, por lo que procede que se juzgue y castigue a los responsables, así como que el Gobierno proceda a recuperar el dinero invertido en esta poción mágica.

La adquisición fraudulenta involucra directamente a la ex vice presidenta Roxana Baldetti, quien, incluso, recorrió el lago de Amatitlán, con presencia mediática, haciendo alarde de que la fórmula química había funcionado en lo que respecta a la descontaminación de las aguas lacustres.

Por supuesto, debe tenerse presente que, conforme la Constitución, el Vicepresidente coadyuva con el Presidente en la dirección de la política general del Gobierno, por lo que el presidente Otto Pérez es corresponsable del desaguisado en AMSA. Además, sus declaraciones en defensa de la actuación de la ex vice presidenta Baldetti lo comprometen e incriminan.

Por consiguiente, el MP debería solicitar el antejuicio del presidente Otto Pérez, para que responda por esta contratación irregular y anómala, así como por el ilegítimo desembolso millonario no recuperado, ante los tribunales de justicia.

Sin duda, el caso de la fallida descontaminación de las aguas del lago de Amatitlán es una de las gotas (junto con el caso de La Línea) que rebalsaron el vaso de la tolerancia ciudadana y que han derivado en la masiva protesta en contra de la corrupción y en favor de la renuncia del presidente Pérez y de la vicepresidenta Baldetti. Lo menos que espera el Pueblo de Guatemala es que todo el peso de la Ley caiga sobre los autores, cómplices y encubridores.

 
Publicado el 19 de mayo de 2015 en www.elperiodico.com.gt por Editorial El Periódico
http://www.elperiodico.com.gt/es/20150519/opinion/12631/Agua-con-sal.htm

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *