No hay tales europendejos

XGuate

HUMBERTO PRETI

 
 
El día de ayer vi en la  red social llamada Facebook a un grupo de campesinos con banderas rojas, acompañados de canchitos muy altos, quizás provenientes de Noruega, Suecia, Alemania o Dinamarca; el comentario era que los donantes de la Comunidad Europea seguían alimentando odios y alentando a la subversión.

Algunos comentaristas dijeron que estos pendejos europeos no se daban cuenta de a dónde iba su dinero ni para qué fines era utilizado.

La realidad no es esa, los países europeos, especialmente los nórdicos y más de algún vecino, tienen por ley darle un porcentaje de su presupuesto a todas las ONG registradas, y allí hay de todo, desde las que protegen a las ballenas, las que ayudan a las especies en vías de extinción,  hasta otras que son activistas políticos con el sombrero de los derechos humanos y no nos extrañaría que algunas ayuden al Jihad Islámico.

A través de una investigación que se hiciera del destino de estos fondos, los que vienen para Guatemala, se descubrió la ruta de los mismos. Un porcentaje queda en oficinas de coordinación en Holanda, después van a Nicaragua o a Costa Rica, allí las oficinas toman otro porcentaje para gastos de administración, después viene otra oficina en Guatemala que ya solo recibe 25 centavos de euro,  mientras 75 se quedaron en el camino,  o sea  que aquí llegan las sobras, de las cuales todavía un porcentaje es para movilizaciones y otros gastos. Aquellos más vulnerables   que los contribuyentes europeos creyeron serían los destinatarios, al final solo recibieron lo que les dieron por ir a sumarse a manifestaciones y protestas.

Aquí nos vienen  a acusar de la desigualdad y que la riqueza está en unas pocas manos, pero veamos cómo anda la cosa por allá.

El 10% más rico de los hogares europeos posee más de la mitad de la riqueza del continente, mientras que la mitad con menos riqueza posee menos del 10% de la riqueza total europea, según un informe del banco suizo Julius Baer.

Este estudio subraya, además, que la concentración de la riqueza es más acusada en Austria y Alemania —el 40% y el 35% de la riqueza total en manos privadas es propiedad del 1% más rico—, mientras que en el Reino Unido, Grecia y los Países Bajos, el 15% o menos de la riqueza total en manos privadas es propiedad del 1% más rico.

Por otro lado, más de dos tercios de la riqueza europea se encuentra en los grandes países del núcleo europeo, como Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia, países que también poseen el mayor número de hogares con rentas altas: Alemania tiene 1.4 millones de hogares millonarios, Francia 1.3 millones, Italia 818 mil y el Reino Unido, 796 mil.

Entre esos millones de hogares millonarios habrá  muchos que les manden donaciones directas a las ONG como Diakonea, Oxfam, que pega pósteres con niños desnutridos a los que supuestamente ayudarán, y los donantes deducirán de sus impuestos lo aportado, pero  lo que no saben   es que la burocracia, que ya ha de tener varios  millonarios, se queda con el migajón  del pan, dejando para los más necesitados solo las  migajas.

Estas ONG que están incitando a la violencia deberían   ser corresponsables de los daños a la propiedad privada y por las muertes que han ocasionado sus manipulados.

Lamentablemente el Estado ha sido incapaz de tomar de nuevo el control de esta “ayuda” internacional y la están usando en contra de él.

Cuando vemos quién se queda con la plata nos damos cuenta de que no hay tales europendejos.

Publicado el 07 de febrero de 2015 en www.prensalibre.com 
http://www.prensalibre.com/opinion/No_hay_tales_europendejos-Humberto_Preti_0_1298870363.html

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *